¿Qué es para mí el Comunismo? Parte II -Aclaraciones, Democracia y Revolución-

Aquí planteo la segunda entrega de la serie ¿Que es para mí el Comunismo? con la intención -sobrevenida- de hacer unas aclaraciones previas. Esta segunda parte no estaba dentro de los planes, o al menos no de este modo, pero fuerzas externas me obligan a ello. Por cierto, que conste que no me parece bien que porque tú tengas acceso a los medios de comunicación se comente más sobre mi entada en tu blog que en el mio ;-).

Pero vayamos directos al meollo del asunto. La muerte. El principal foco de debate debía girar en torno a este termino, sin embargo con un descuido sustituiste en tu interpretación "muerte" por "uso de la violencia", y es ahí donde radica el principio de las malinterpretaciones que ahora creo que debo aclarar.

Donde yo uso muerte me refiero explícitamente a eso: Muerte. Asesinato, ejecución sumaria. Pero es cierto que el termino no esta definido bien al cien por cien en mi anterior entrada y por eso creo que es necesario para evitar malinterpretaciones pasar a definir "muerte" un poco mejor. Muerte es para mí todo aquel asesinato a sangre fría que, sin amenaza real de muerte, provoca uno sobre otro. Es decir, y poniendo dos ejemplos que saldrán también más adelante, la muerte se produce "en el paseillo" pero no en la trinchera. Creo que con eso ya habrá quedado, someramente claro que es muerte o, mejor dicho, a qué me refería yo con "muerte".

Pones como ejemplo en tu blog que, aunque hubiese una mayoría social que demandase el cambio del poder establecido por otro más justo, no tardarían las élites dominantes en "abrir fuego", recordando bien claros ejemplos como el Chile del 73 o la España de 1936. No puedo ni quiero quitarte la razón sobre eso. Aunque bien es cierto que donde antes se daban golpes de Estado, ahora se hace evasión de capitales. Pero volviendo al tema, no implica el no-uso de la muerte que, necesariamente, se tenga que tolerar que alguien se oponga a lo que dicte la mayoría social alzándose en armas; pero tampoco quiere decir que tengamos que ejecutar en las plazas publicas a los burgueses ahorcándolos con las tripas del ultimo burócrata.

Y esto enlaza directamente con las otras dos partes: Democracia y Revolución. Como aclaración indicar que utilizare la palabra "democracia" en el sentido actual (dictadura del capital con señuelos como elecciones periódicas y demás). Para mi, la Democracia es la única herramienta de la que nos debemos valer para lograr la Revolución. ¿Acaso significa eso sacar los tanques a la calle cuando, democráticamente, se pueda iniciar una vía al comunismo, simplemente porque se goce del apoyo popular? Rotundamente no, salvo que esos tanques sean usados para combatir los tanques que saque el capital derrotado para destruir lo que democráticamente la gente ha querido construir. Si ese es el caso, no os quepa la menor duda de que nos veremos en las trincheras.

Es decir, que solo a través de la victoria democrática es posible la Revolución; eso sí, victoria democrática en sentido estricto. En la Cuba previa a 1959 no existía la forma de que la mayoría social demostrase cual era su voluntad de una forma directa, objetiva y palpable. Por lo tanto la Revolución era, en sentido estricto, la culminación de un proceso democrático, aunque tuviese sus deficiencias procedimentales como ya expuse en la anterior entrada.

Por eso, Revolución es entendida por mí como el cambio de un sistema productivo por otro (del capitalismo al socialismo), y que la única justificación que la Revolución tiene es que sea deseada por la mayoría social de forma directa y sin tapujos. No serán las élites de nadie ni los redentores de nadie los que deban decir cuando es necesaria la Revolución. En todo caso, serán las élites (vanguardias, los mas concienciados) aquellos que convenzan a la mayoría social de que es necesaria la Revolución, y que esta llegue a través de un proceso democrático (que, dicho sea de paso, no es necesario que sea a través de unas elecciones, sino que muchas veces una manifestación multitudinaria expresa mucho mas el sentir de un pueblo que unas elecciones periódicas y guiadas por los medios de comunicación).

Primero se me ha tachado de comeflores y sé que seguidamente se me tachará de utópico por obviar la realidad de que concienciar a las gentes es algo en extremo dificil dadas las relaciones de producción existentes, el ritmo de vida impuesto por el sistema de producción existente y la existencia de satelites desinformadores que son garantes del sistema. Bien, no obvio esa realidad pero tambien sé que nadie dijo que esto tuviese que ser fácil. En mi centro de estudios, en mi colectivo y en mi Asamblea lo he dicho varias veces: "donde ellos (las clases gobernantes) hacen dos actos nosotros debemos hacer veinte", porque señores " la emancipación de la clase obrera debe ser obra de la propia clase obrera". Y si es de otra forma, dicha emancipación habrá nacido con un vicio incurable que poco a poco la corroerá como la carcoma a la madera.

PD. Gracias Cero por hacerte eco de mi entrada, y por tener la gentileza de confrontar tu opinión con la mía. A esta parte aun le seguira una tercera, porque toda buena saga que se precie debe tener tres partes, que por eso Marx invento las trilogías*.

*PD2. ¿Alguien conoce una cuatrologia? ¿existe alguna palabra que exprese el sentido de cuatrologia?

8 comentarios:

Rhasputyn dijo...

te iba a contestar por aqui pero al final lo he hecho en mi blog, jejeje

Javier Lázaro Sanz dijo...

Sí señor, es usted un comunista comeflores. Lo cual no le hace ni más ni menos comunista. Y quizá incluso sea usted utópico, no lo sé.

Lo que más me ralla de algunos marxistas es que parece que el peor insulto del mundo es ese: "utópico". Pues yo no lo veo así. Comunista es el que pretende hacer realidad una idea: la sociedad sin clases. Eso aún no se ha dado en el mundo. Sigue siendo una utopía. Si alguien sabe cómo hacerlo, en lugar de mofarse de aquellos a los que considera utópicos, que lo haga. A ver esa sociedad sin clases. Que nos la enseñen.

Y coincido bastante con usted. Lo que usted rechaza es la violencia sistematizada. La pena de muerte. Defender ese tipo de violencia no es que sea más o menos comunista: es siniestro.

ceronegativo dijo...

Tetralogía, "cuatrologia"(sic) se dice tetralogía.

Por lo demás no puedo estar más de acuerdo con tu entrada. :-( Ohhh, fin del debate, espero la siguiente entrada, porque estar de acuerdo en todo no mola nada. ;-)

Por cierto, yo no te he llamado "comeflores", que conste.

En cuanto al acceso a los medios de comunicación (¡je!) el proceso va muy leeeeeeeeeento pero se esta mirando una iloveiu donde quepamos todos.

De todas formas te diré, pequeño insolente, que a mi la gente me lee y me comenta porque soy el gurú rojillo 2.0 que tiene todas las respuestas, y que sabe lo que hay que pensar para ser "kool", no por estar en iloveiu, ni ser el 8 del ranking de política de wikio, ni por colaborar habitualmente con Mundo Obrero, ni porque el Hijo Rojo me llame "amo y señor", ni porque todo el que es alguien en IU escape como un conejo cuando me ve llegar para tratar (inútilmente) de salvarse de la entrevista, ni porque quite y ponga coordinadores y secretarios generales. Que te quede clarito.

Reven dijo...

Me ha gustado mucho tu frase: "la emancipación de la clase obrera debe ser obra de la propia clase obrera" eso te quita el estigma "comunista" de que la organización sea quien hace la revolución, cuando quien debe de hacerlo, es como bien dices, la clase obrera.

Me alegro de conocer a un camarada más, aunque no compartamos organización.

Alejandro Solana dijo...

@ Rhasputyn: Mañana tengo examen de mates empresariales, pero no te preocupes, espero que mañana por la noche a mucho tardar tu respuesta este lista. (PD, ¿Pensabas contestarme todo eso en un comentario? XD)

@ Javier Lázaro Sanz: No es que nos desagrade ser utópicos, es que no lo somos. Estoy seguro de que tampoco ha visto usted un logaritmo neperiano y sin embargo cree en su existencia y posible uso. Eso nos pasa a nosotros, que el comunismo no es una utopía, es un proceso histórico que, antes o después -según actuemos por él- llegará. Aunque que conste que admito utópico en plan cariñoso ^^.

@ Ceronegativo: Ya sabía yo que el que me iba a dar la clave de la tetralogía ibas a ser tú. También es cierto lo del comeflorismo, aunque desde tu blog introdujeses de forma subliminal un enlace hacia "Hegel, comeflores y Foro Social Mundial de Madrid". Pero en fin, reconozco el exceso y lo retiro alegremente. Respecto a lo de los medios de comunicación... ¿acaso me crees capaz de retirarte el merito de ser el Sumo Pontífice de toda la rojosfera (y puntos exteriores)? Si es pura envidia y lo sabes. ;-)
Por cierto, ¿cuantos petit-suisse tengo que comer para seguir coincidiendo contigo? Mola eso de estar conectado mentalmente al Sumo Pontífice. XD

@ Reven: La frase no es mía, sino de Marx. Y nadie ha dicho que se deba (o pueda) prescindir de la organización. Una cosa es el seguidismo borreguil y otra muy distinta la unión, concienciación y lucha colectiva que la organización proporciona. Por cierto, yo también me alegro de toparme contigo en el camino, que encontrar un camarada en los tiempos que corren no es cosa fácil.

Reven dijo...

La organización hace la revolución "junto" a la clase obrera y la revolución no la tiene porque hacer una única organización, mira la revolución rusa.

Igualmente

Javier Lázaro Sanz dijo...

Creo que no me he expresado bien. No creo que usted ni los comunistas en general sean utópicos. Simplemente me parece muy vago eso de ser o no ser utópicos.

Yo no he visto un logaritmo neperiano ni espero verlo. ¿Creo en su existencia? Existe como idea, si usted quiere, pero sólo como idea. La sociedad sin clases no la he visto, pero espero verla. Esa es la diferencia. Al igual que el logaritmo neperiano, existe como idea... pero quiero que en el futuro exista como sociedad real. Por cierto, esa es mi definición de comunista (una definición mínima, es que creo que hay muchas formas de ser comunista... otra cosa es que uno sea marxista, marxista-leninista, trotskista, comunista libertario, etc.).

Pues bien, puesto que se trata de querer que una idea que sólo existe como tal se convierta en una realidad, se puede decir que todo comunista es, en cierto modo, utópico. La sociedad que buscan está en el futuro. Si hemos de ser materialistas (por muy dialéctico que sea nuestro materialismo) hemos de reconocer que el futuro no existe: no es una realidad material. El proceso histórico que podemos conocer es el pasado, y la situación histórica del presente (aún esto con cierto grado de incertidumbre). En cuanto al proceso histórico futuro, la incertidumbre es grande. Y, si no conocemos el futuro, ¿por qué hemos de pensar que ciertas ideas, ciertas prácticas y ciertas formas de organización son las que llevarán a un fin concreto (aunque no lo hayan hecho aún) y por lo tanto no son utópicas, mientras que otras sí lo son porque jamás podrán lograr sus fines?

Por supuesto, podemos considerar ciertas ideas, ciertas prácticas y ciertas formas de organización más razonables, o incluso razonar por qué pensamos que tienen mayores probabilidades de éxito. Pero con un poco de humildad, sobre todo cuando se defienden ideas, prácticas y formas de organización que han tenido su oportunidad en el mundo real y no siempre han dado de sí todo lo que se quería.

Sr. Patata dijo...

in wikipedia we trust

http://es.wikipedia.org/wiki/Tetralog%C3%ADa