¿Qué es para mí el Comunismo? Parte I -Definición, la muerte y la UJCE-

El otro día me puse nostálgico. Bueno más bien, me pusieron nostálgico a través de un mensaje previo que, por cierto, tengo intención de contestar en algún momento no muy lejano. La cuestión es que inspire hondo y me pregunte "oye, ¿tú eres comunista?", una pregunta que, quizá, antes de militar en la UJCE ya debí haberme hecho. La verdad es que creo que sí, soy comunista. Pero como hay gente que tiene muy mal concepto del comunismo -con ninguna razón a mi juicio, pero con sus motivos-, intentaré explicar por qué lo soy, con el objeto de poder echar un poquito de luz sobre esa antigua palabra: "Comunismo"

Antes de nada debemos empezar por definir ¿Qué es Comunismo? Comunismo no es ni más ni menos que el sistema social más igualitario, justo y consciente que el ser humano -con sus capacidades- puede conseguir. Es la deseada sociedad sin clases. ¿Quien puede oponerse a una sociedad con tanta libertad donde, como decía Lennon, en lugar de un hombre encontrásemos un hermano?

Pero nos queda un largo camino para llegar a eso, y, mientras tanto, ¿Qué?. Pues mientras tanto han surgido diferentes sistemas que no entrare a valorar por ser imposible analizar en un post el contexto histórico-económico-social de cada nación y de cada movimiento revolucionario. Sin embargo sí tengo claro algo: Comunismo no significa muerte. Y todos aquellos que, en el transcurso de su búsqueda del comunismo, usaron la muerte -de un solo hombre, de una sola mujer, de un solo niño- no merecen, a tenor de mi concepción, el adjetivo de comunista. Por lo que declaro que, cuando nos plantan la foto de "padres del comunismo" con los caretos de Marx-Engels-Lenin-Stalin/Trotski-Mao, de ahí sobran al menos cuatro.

Eso no es para mí comunismo. ¿Quiere esto decir que Fidel o el Che no son comunistas? Efectivamente, desde mi óptica, no son comunistas. Otra cosa diferente será que incluyesen en sus programas y políticas actuaciones de comunismo o de transición hacia este, pero el uso de la muerte como medio necesario para asegurar la aplicación del comunismo desdibuja el concepto entero de comunismo.

¿Y qué haces en una organización marxista-leninista? El nombre de marxista-leninista me parece malo ya que, como exponía, no entra parte de ese nombre en mi concepto de comunismo. Sin embargo, como también decía anteriormente, que Fidel (Lenin) hubiese usado la muerte, no quita que Fidel (Lenin) pueda ser útil para alcanzar el comunismo. Como persona probablemente Lenin dejaba mucho que desear, sin embargo es cierto que como organizador y como pensador era francamente bueno. Por lo tanto, tomando el marxismo-leninismo no como un "oh amado líder, imitaremos tus pasos y el lugar hacia donde fuiste" sino como un "esa forma de andar puede llevarnos a mejores caminos de los que tu decidiste/tuviste que andar", me siento a gusto como adjetivo de mi organización aunque no me parezca apropiado autodenominarme marxista-leninista. Soy -o eso creo- un comunista que pertenece a una organización marxista-leninista y que, además, cree en ella y sus gentes.

Por supuesto acepto, y seria de utópicos no aceptarlo, que en mi organización hay marxistas-leninstas que lógicamente no se adecuan a mi definición de comunista, y que, probablemente se sientan incómodos con un camarada como yo -aunque también se que son los menos-, pero allá cada cual con su conciencia. La mía, afortunadamente y gracias a alguien muy especial, esta bastante tranquila y bastante orgullosa de ser mía.

En breve, Parte II, cuya temática, aunque aun no definida, espero que salga tan pura como esta me salió.

2 comentarios:

ceronegativo dijo...

Camarada, la clase dominante jamás dejará el poder por las buenas, aunque se lo exija una amplia mayoría social. Ejemplos los tememos a patadas. Esto es una ley de hierro que ojala cambie, pero que no hay que olvidar. ¿Justifica esto la muerte (digamos "uso de la violencia", por usar el término clásico)?

No, claro, pero no toda violencia es igual: no igual dar el golpe de estado fascista como el de España en 1936 o de chile del 1974 que oponerse a ellos.

La violencia no es legítima (ni útil) en todo contexto. Aquí y ahora, donde la lucha de mucha gente mucho tiempo nos da un mínimo suelo democrático tenemos que luchar para subir este suelo y conseguir más democracia (política, económica y social), hasta donde podamos pacíficamente...

Da pudor decirlo de lo lejos que estamos, pero si avanzamos mucho (demasiado, dirán otros) Emilio Botín descolgará un teléfono y habrá tanques en las calles, estoy seguro.

(y que sepas que esto, y otras cosas, te las voy a decir en mi blog :-)

Alejandro Solana dijo...

Ea, ya tienes mi contestación a tu contestación.

Esto empieza a parecer un periodico militante de principios de S.XX